Más susurros, menos chat;
más miradas, menos emoticones;
más contacto, menos contactos.